PARA QUITARSE EL SOMBRERO

Sombrero 1

Foto de cubierta: Constantino Suárez Fernández (Gijón/Xixón 1899-1983) Calle Corrida durante el paseo de los domingos, 1927. 

El Muséu del Pueblu d’Asturies publica el catálogo de la exposición “Para quitarse el sombrero. Un siglo de tocados en las colecciones del Muséu del Pueblu d’Asturies, 1875-1975”

La publicación del catálogo “Para quitarse el sombrero. Un siglo de tocados en las colecciones del Muséu del Pueblu d’Asturies, 1875-1975” concluye el proyecto de esta exposición organizada por el museo y que estuvo expuesta desde julio de 2019 hasta marzo de 2020.

El objetivo de la exposición era presentar al público la colección de sombreros y tocados de los fondos del museo, así como mostrar imágenes de su fototeca en las que se observa la importancia de estos accesorios del vestir.

La indumentaria es un objeto cultural con una gran transversalidad en la sociedad, y ello se refleja en los numerosos museos, de temáticas y ámbitos variados, que la muestran en sus exposiciones. La colección de indumentaria del Muséu del Pueblu d’Asturies representa una interesante fuente de documentación para el estudio de la sociedad asturiana de los siglos XIX y XX. Vestidos y complementos contienen mucha información sobre las personas y sus valores, y reflejan las condiciones socioeconómicas, técnicas y, en definitiva, culturales de una sociedad concreta. A través de la indumentaria y sus accesorios se unen arte, moda, historia y sociedad, se manifiestan los signos del gusto y la funcionalidad, la economía y el ritual.

Los sombreros y tocados, que han tenido su propia evolución, son algo más que un simple accesorio de la indumentaria. Reflejan la mentalidad de una época, generan fenómenos de carácter estético influenciados por el consumo y la moda, y revelan valores simbólicos, funcionales y sociales. Son ricos en significado, pues adornan la parte más visible del cuerpo, y proclaman y reclaman la personalidad de quien los usa. El vínculo que los hace inseparables de la sociedad y su evolución se expresa a través de las diversas funciones que cumplen: manifiestan poder, protección, higiene, abrigo o diferenciación social, y confieren estatus, prestigio y autoridad. Pese a que desde los años sesenta del siglo XX los hábitos de vida modernos hicieron que los sombreros pasasen de moda, hoy parecen estar recuperando terreno. Quizás no han dicho su última palabra.

Todo esto es lo que se cuenta en este catálogo, que tiene 232 páginas y recoge 113 piezas, que llevan todas una ficha de catalogación, y 97 fotografías, que abarcan desde 1875 a 1975.

 El catalogo se divide en cuatro grandes apartados que son los mismos que tenía la exposición: “La calle y los comercios”, “Tocados para la vida”, “Tocados para la historia” y “Sombreros que identifican”.

En el primero se muestran  fotografías de la primera mitad del siglo XX en la que se ven calles y celebraciones masivas en las que todo el mundo lleva un sombrero o un tocado, pues era inconcebible salir a la calle sin cubrirse la cabeza, así como imágenes de sombrererías y objetos para su exposición y venta.

El segundo apartado recoge los sombreros y tocados que se utilizaban en función de los ritos de paso y en algunas funciones religiosas: el bautizo, la infancia, la primera comunión, la boda, etc., y es precisamente en estas ceremonias donde ha pervivido el uso de cubrirse la cabeza, mientras que en el resto de los ámbitos de la vida esta costumbre se ha ido perdiendo desde los años sesenta.

El tercero, y mas amplio apartado del catálogo, muestra un recorrido por cien años de moda en las cabezas masculinas y femeninas. Los sombreros de hombre apenas han variado a lo largo de estos cien años, mientras que los femeninos han servido para reflejar el papel de la mujer en la sociedad, de su status, posición económica y personalidad. Por las cabezas asomaban las convenciones sociales, los modales y las modas de cada momento, adoptando y adaptando todo tipo de formas, tamaños y materiales. Descubrimos la evolución de lo que fue un mero complemento que surgió como necesidad para protegerse de las inclemencias climáticas y que pasó a ser un símbolo indiscutible de clase y diferenciación.

fabrica de sombreros

 

En este apartado se destaca la existencia de la Fábrica de Sombreros de Gijón / Xixón, fundada en 1901 en el barrio de La Calzada, que cesó su actividad a finales del los años cincuenta y de cuyos productos el museo conserva una buena representación.

En el último apartado, que denominamos “Sombreros que identifican”, hemos querido mostrar aquellos que se relacionan con profesiones o con los que confieren jerarquía, como ocurre en la Iglesia o las Fuerzas Armadas, instituciones en las que los símbolos son muy importantes.

El catálogo solo esta disponible en la web del museo, y puede consultarse y descargarse gratuitamente en el enlace siguiente:

https://www.gijon.es/es/publicaciones/para-quitarse-el-sombrero-un-siglo-de-tocados-en-las-colecciones-del-museu-del-pueblu-de-asturies?fbclid=IwAR20Ehkzd1QhXc0GyyVbD1bBoSvOkO2b5a7TjtNNSljDvRgHR7W1JSaBjtE

 

hermanas mugica

Arriba fotografía de Julio Peinado incluida en el libro Gijón: la ciudad industrial burguesa (1880-1920), abajo misma foto publicidad de el porfolio de Jovellanos publicado en 1911.

la isla de cuba

 

 

 

Deja tu comentario

Puedes usar los siguientes atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>