La Madre del Emigrante. (1970-2020)

Madre y Augusto comercio 3-09-1970

 El día 2 de Septiembre de 1970  llegaban a la vez a Gijón las dos estatuas. Cesar Augusto y La Madre del Emigrante. La primera aclamada , admirada y situada en lugar privilegiado. La segunda criticada desde su llegada, desterrada a un lugar apartado, insultada, pintarrajeada, mutilada  y  sufrió también un atentado con una bomba de fabricación casera. Y a pesar de todo sigue ahí 50 años después.

Vaya desde aquí mi pequeño homenaje a una obra y a su autor, incomprendidos ambos durante muchos años en Gijón.

constantino Suárez la madre del emigrante 1974

 

 Fotografía de Constantino Suárez año 1974. Fototeca del Museo del Pueblo de Asturias.

8849.Estatua Madre del Emigrante de Ramón Muriedas en el Rinconín 1975

 Fotografía de Constantino Suárez año 1975.  Fototeca del Museo del Pueblo de Asturias.

La idea de erigir en Gijón un monumento para honrar a las madres de los emigrantes surgió en 1958, a raíz de la celebración del I Congreso Mundial de Sociedades Asturianas. Sin embargo, hasta 1963, año de la celebración del II Congreso Mundial de Sociedades Asturianas, no se llegó a concretar la idea, optando por un emplazamiento frente al mar, en la zona de Rosario Acuña, y resolviendo celebrar un concurso de anteproyectos.

En 1967, a instancias del director del Instituto Nacional de Emigración, Miguel García Sáez, se decide encargar la obra al escultor Ramón Murieras Mazorra, proponiendo como emplazamiento la zona denominada de “La Farola”, en la vertiente occidental del Cerro de Santa Catalina.

madre 1

vln197009181007 (1)

madre 2

Dos años después, el alcalde encarga a los arquitectos Enrique Álvarez Sala y Fernando Cavestany, un estudio de obras complementarias para la remodelación del entorno donde se iba a asentar el monumento, proyectándose una gran plaza delante de la escultura como zona de entrada, con un muro al fondo, con un altorrelieve, para ocultar el monumento, creando un efecto sorpresa; y otra posterior alrededor de la misma, a la que se accedía por medio de unas escaleras en descenso situadas a ambos extremos del muro. La escultura se orientaba mirando al mar y se asentaba sobre una plataforma circular de rocalla, de modo que pareciese surgir del Cantábrico . Ante la imposibilidad de ubicarla en el Cerro, por seguir siendo un espacio militarizado, se optó por la zona del Rinconín, siendo inaugurada oficialmente el 18 de septiembre de 1970, coincidiendo con el V Congreso Mundial de Sociedades Asturianas.

hoja del lunes 14-09-1970

31 marzo 1975

La obra, alejada de los cánones habituales de la escultura conmemorativa al uso, fue incomprendida, criticada y denostada durante largo tiempo, al entender que, en modo alguno, simbolizaba la imagen que los emigrantes a ultramar guardaban de sus madres. En 1977, la Madre del Emigrante, tras sufrir un atentado que mutiló su parte inferior y los embates de una gran galerna que la inclinaron peligrosamente, fue retirada para su restauración (realizada por Francisco Macías), permaneciendo en los almacenes municipales, hasta los primeros años ochenta, pese a haberse barajado la posibilidad de emplazarla en los remodelados Jardines del Náutico en 1978.

3 Enero 1977

El Comercio 20-9-1970 El Comercio

En esa misma fecha se instaló en el Campo Valdés la estatua del emperador Octavio Augusto, que fué muy bien acogida en la ciudad por su estética clásica, en contraposición a la modernidad que suponía la Madre del Emigrante. se decia maliciosamente que se había instalado en el Rinconín por no haberse encontrado otro punto más alejado del corazón de la ciudad.

Texto extraido de: La obra pública municipal en Gijón entre 1938 y 1978. Francisco Javier Granda Alvarez.

madre emig.2

La madre emigrante 1970

La madre emigrante guia indiscretaDel libro Guía indiscreta de Gijón de Fernando Poblet.

Adrain Ausin Madre

Del libro: Gijón Escultural. Texto Adrián Ausín

 

1093906_712370632175594_1559816125604931118_o

Dos excelentes fotografías de José Martínez , propietario que fue de la cafetería México Lindo. (D. E. P.)

10636872_712396175506373_8456777418300096510_o

 

Al son del agua, madre

pero que amarga.

Al son del agua, madre

miro las olas.

 Van y vienen barcos

con las farolas

Y me dicen: ¡Qué triste

se va en la bruma!

¡Y qué alegre el retorno

sobre la espuma!

 Pero me dicen, madre,

al son del agua

unos vienen a puerto

y otros naufragan.

Al son del agua ronca,

velas flotantes

dicen que van a Cuba

los emigrantes.

 Y a pesar de sus luchas

y sus desvelos

todos se van quedando

bajo otros cielos.

Alfonso Camín. (Roces, Gijón, 1890-1982)

No dejeis de leer:

Los difíciles inicios de la Madre del Emigrante por Arantza Margolles Berán

Monumento a la madre del emigrante. ¨La Lloca¨ por Adrián Ausin

Más información:

Memorama Nº 3 Julio -Diciembre de 1999.

Aproximación a la escultura conmemorativa asturiana: El Monumento a la Madre del Emigrante en Gijón.
Elsa Presa de la Vega.

Deja tu comentario

Puedes usar los siguientes atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>