Categoría Libros. Gijon

Miscelanea de la Navegación Gijonesa









Leer más

Gijón. Raros, Disidentes y Eterodoxos

Lenin, de procesión en Cimavilla

El pintor gijonés Evaristo Valle conoció a Lenin, el líder de la Revolución rusa, en el París de 1908. Allí, cuenta la historia, jugaron una partida de ajedrez. De ese conocimiento surgió un guiño de Valle a Lenin en su cuadro «La procesión», donde Vladimir Ilich Ulianov compartía protagonismo con vecinos clásicos de Cimavilla, un cura y pobres de solemnidad en una procesión en honor de la Virgen de los Remedios. Valle pintó ese cuadro en 1917, el mismo año de la Revolución rusa.

Canijo

Segundo Fano Suárez era un orfebre profesor de la Escuela de Artes y Oficios que, a mediados del siglo XX, tenía un pequeño taller en el barrio del Carmen...

Leer más

Gijón. Jardines del Náutico












Los Jardines del Náutico son el resultado de la demolición en el año 1936 del Hospital de la Caridad. Escuela. Cuartel y otras edificaciones de la manzana, dentro del Plan de Mejoras de la Ciudad que emprende el Ayuntamiento con el fin de solucionar los problemas de tráfico e higiene que presentaba la ciudad. Sin embargo, habrá que esperar a después de la Guerra Civil para su urbanización, tras convocar un concurso de proyectos para la ordenación de los jardines en los que se debería emplazar un quiosco para bar y sus servicios anejos con el fin de atender las necesidades de la playa. El concurso fue ganado por Sierralva con un proyecto de Pedro Cabello en el que incorpora todo tipo de motivos marineros, desde el tema del barco, al faro y a los mástiles o redes.

Tras...

Leer más

Gijón. El Gaviotu.





El Gaviotu, nació en Cimavilla, donde tiene casa, mujer y tres hijos. Y pasea, va al chigre, se emborracha a veces los sábados, enferma y le duelen las muelas. Y se baña en la playa. Alguna vez, cuando otra cosa no puede, pesca a caña o incluso trabaja en tierra para llevar la pancheta a los suyos, o sea, un marinero más de los de bajura de Cimavilla o barrio alto de Gijón, con sus alegrias y sus tristezas, su risa y su llanto, criticón, gijonudo abondo, paseante hasta lo imposible.

Para él Gijón es todo un paseo que mira al mar, que es el escenario y tiene por foro el horizonte. Y mira y remira y piensa y habla y filosofa, con unos y con otros, y con todos y con él mismo, y como se dice vulgarmente, ¨no se corta¨para decir lo que piensa...

Leer más

Gijón. Librería Paradiso.









El telar de Penélope

La librería Paradiso, que acaba de cumplir treinta y cinco años, es una de esas embajadas del alma humana.

 XUAN BELLO. 24.04.11

Las he encontrado en muchas ciudades, atopadizas y secretas; una buena librería no es sólo un lugar donde se despachan libros. Algo sagrado, que tiene por límites porosos el amor por la literatura, halla hueco entre sus estantes cuidados. Esas embajadas del alma humana son raras por mucho que abunden en cada ciudad: el milagro tiene esa gracia de suceder donde menos se espera. Recuerdo aquella tarde en Little Japan, en Los Ángeles, donde entré en una librería japonesa. No podía entender ningún libro, escritos en japonés, ni siquiera saber sin preguntar dónde estaba la sección de poesía...
Leer más

Gijón. Parque de Isabel la Católica.

Gijón. Parque de Isabel la Católica.











En el año 1967, el Ayuntamiento de Gijón edita este libro, con textos de Daniel Arbesú Suarez, fotografías de Ignacio García Martinez y dibujos de Fernando Magdalena Laca. Hoy nos va a servir para dar un paseo, por aquel Parque de nuestra infancia.

 

En la primavera de 1941, por iniciativa de los concejales Avelino González, Julio Paquet y Rufino Menéndez, el Ayuntamiento acuerda proceder al saneamiento de las charcas del Piles y su transformación en parque público, con lo que se erradicaba un serio problema de salubridad pública, al tiempo que se paliaba la escasez de zonas de solaz y recreo en la Villa...

Leer más

Gijón. Publicidad año 1926.










Leer más

Gijón. Cine Roxy. Cine Roma.










Cine Roxy- La Prensa 31-03 1935
Cine, cine, cine, más cine por favor… que toda la vida es cine y los sueños, cine son”

Ya sabía yo que hablar de la calle de los Moros y en concreto del cine Roma traería, en consecuencia, despertar a los ¨fantasmas del Roxy¨ que mudó su nombre en cine Roma, por aquella ley franquista, que prohibía los nombres extranjeros . Hasta nuestro querido Sporting quedó en na con aquel Real Gijón que se pasó a llamar.

De todas formas y aunque solo fuera por los buenos ratos que pasé en el Roma aquí queda mi pequeño recuerdo, para los dos nombres, de el cine de mi infancia.

Diario La Prensa del miércoles 25 de octubre de 1933.

El cine Roxy. Queda inaugurado brillantemente.
Ayer quedó inaugurado brillantemente el cine Roxy, que con tanto lujo y comodidades para el p...

Leer más

Gijón. La calle de los Moros.






Quiero dedicar, con todo mi cariño, esta entrada del blog , a mi hermana Teresa, por los momentos vividos en la que fué y será siempre nuestra calle.

Hubo quien escribió, con tanta irreverencia como picardía y agudeza, que el apóstol San Pedro, pese a tener un credo, una vida, una persecución y una, muerte en la cruz, iguales a las de Jesús, no fué, sin embargo, Cristo. Y esta ingeniosidad -de Oscar Wilde, creo, ¿de quién, si no?- me parece a mí que, si la desgajamos del alto del símil en que se produjo y la hacemos bajar al polvo de la tierra y de las vias urbanas, bien podria servir para caracterizar a la calle de los Moros respecto a su mítica equidistante, la calle Corrida...
Leer más

Gijón. Barrio de Cimavilla.








El barrio de Cimavilla fué declarado Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico el 20 de febrero de 1975 (BOE 21 de marzo de 1975). En el año 1977, el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias, editó un libro llamado Andar y ver Cimadevilla (Texto José A. Lopez-Urrutia. Fotografía Emilio Cueto). Las fotografías pertenecen al libro.

RED
—Arría, chacho.
y desciende la red hasta el panel.
—Va boya.
Preludia el va boya la saliente cuerda
donde el corcho se ha de atar.
Quedas plegada en el fondo,
arrebujada como un monstruoso gato, red
Del puerto zarpas hacia el dudoso mar .
Reposan las manos en la espera inquieta
avizorando el instante huidizo y breve
en que el horizonte decapite el sol
para alertadamente
nerviosa deslizarte vertical...
Leer más